Consejos Prácticos para personas con la Enfermedad de Parkinson (Primera Parte)

Ricardo Garrido

leído 202 veces
Introducción

Actividades cotidianas: Consejos prácticos para la enfermedad de Parkinson (EP) brinda consejos fáciles de aplicar que lo ayudarán a mantenerse lo más independiente posible por el máximo de tiempo posible. Aquí se presenta información sobre los dispositivos de ayuda que facilitarán su vida diaria e incluye consejos especiales para las personas a cargo del cuidado del paciente. Si bien esta información es útil, no pretende reemplazar los servicios de un fisioterapeuta ni de un terapeuta ocupacional. 

A continuación se incluyen algunas preguntas frecuentes que lo ayudarán a entender mejor las actividades cotidianas, los dispositivos de ayuda para la adaptación, la fisioterapia y la terapia ocupacional. Consulte con su médico o enfermera sobre su derivación a un fisioterapeuta o a un terapeuta ocupacional que lo ayude con sus actividades cotidianas.

¿Qué son las actividades cotidianas?

Las actividades cotidianas, llamadas con frecuencia AC, incluyen bañarse, vestirse, comer, dormir, ir al baño, caminar y desplazarse. Éstas y otras rutinas son las que normalmente hacemos como parte de nuestra vida diaria.

¿Cómo puede afectar la EP las actividades cotidianas?

Muchas personas con EP pueden realizar en forma independiente sus actividades cotidianas. Los síntomas de la EP como el temblor, la rigidez, la lentitud en los movimientos y los problemas de equilibrio empeoran con el transcurso del tiempo y pueden dificultar las actividades como entrar o salir de la tina, pararse de una silla o caminar.

¿Qué son los dispositivos de ayuda para la adaptación?

Éstos son dispositivos que lo ayudarán a mantenerse lo más independiente posible por el máximo de tiempo posible. Estos dispositivos pueden hacer más fácil y segura su vida diaria y mejorar su calidad de vida.

Bañarse

Ya que es más fácil entrar y salir de la ducha que de la tina, normalmente las duchas son una mejor opción para el baño. Si debe usar la tina, un asiento para tina puede ayudarlo a entrar y salir con más facilidad. Las sillas para ducha le permitirán sentarse en la ducha mientras se baña. Séquese con varias toallas pequeñas en vez de una sola grande. Una bata de toalla también puede ayudarlo a secarse con más facilidad.

Para la seguridad al bañarse:

1.      Las tinas y las duchas deben tener al menos dos pasamanos para afirmarse cuando entre y salga. Es mejor que se haga aconsejar por un fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional antes de instalar un pasamanos para que quede puesto en forma adecuada y segura. En lo posible, un profesional debe instalar los pasamanos. Nunca use las barras para toallas, las jaboneras ni las llaves como pasamanos.
 
2.      Reemplace las puertas de las tinas con ducha con dos cortinas de baño para facilitar la entrada y salida. Una de las cortinas se puede poner dentro de la tina y la otra por fuera. Corte ranuras en la cortina que va por dentro para poner el asiento para tina. Esto ayuda a evitar los resbalones ya que mantiene el piso más seco.
 
3.      Si se sienta en un asiento para tina o en una silla para ducha mientras se baña, use una ducha-teléfono. Esto le permitirá sentarse primero y luego sostener la ducha-teléfono para alejar el chorro de agua de su cuerpo a fin de ajustar en forma segura la temperatura del agua.
 
4.      Todas las tinas y duchas deben tener una alfombrilla de goma antideslizante. Todas las alfombrillas de baño deben tener goma en la parte de atrás. Pruebe con las alfombras de cocina en vez de las de baño. Éstas tienden a ser más delgadas.
 
5.      ¡No use jabón en barra! Es resbaloso y difícil de sostener. Si se le cae el jabón, éste deja una capa resbalosa en el piso. Pruebe con jabones líquidos o jabones con cuerda. Si usa un jabón en barra, ponga en práctica este consejo para que sea más seguro usarlo: Corte una pierna de un par de medias nylon, introduzca el jabón en la pierna y ate el otro extremo de ésta al pasamanos. Luego enjabónese a través de la media y no se le caerá el jabón.
 
6.      Deje encendida una lamparilla en el baño.
 
7.      Si está solo, lleve un teléfono inalámbrico al baño con el fin de que pueda pedir ayuda si es necesario.
 

Arreglarse

La rigidez y los temblores propios de la enfermedad de Parkinson pueden dificultar el manejo de cepillos de dientes, máquinas de afeitar y secadores de cabello. Estos consejos pueden ser de utilidad: 
 
1.      Siéntese para cepillarse los dientes, afeitarse o secarse el cabello. Sentarse no sólo reduce el riesgo de caerse sino que también lo ayuda a conservar la energía. Para esto puede utilizar una silla para ducha o una silla con orinal. Deje abiertas las puertas bajo el lavamanos para que tenga espacio para poner las rodillas.
 
2.      Si se le cansan los hombros, apoye los codos en el tocador o lavamanos cuando se afeite, se peine o use un secador de cabello. 
 
3.      Use una máquina de afeitar eléctrica.
 
4.      Use un cepillo de dientes eléctrico
 
5.      Use un secador de manos libres que se pueda montar en el tocador.
 

Ir al baño

Envejecer con la EP puede afectar su capacidad para controlar la vejiga. La frecuencia y la urgencia urinarias son problemas comunes. La frecuencia es la necesidad de vaciar la vejiga a menudo. La urgencia es una sensación de necesidad inmediata de orinar, incluso si no tiene suficiente orina en la vejiga. Tener la necesidad frecuente o urgente de ir al baño puede afectar sus actividades cotidianas. Si tiene problemas de frecuencia o urgencia urinaria, consulte con su proveedor de servicios de salud.

Estos consejos también pueden ser de utilidad:

1.      Intente tener un horario regular para ir al baño. Por ejemplo, intente ir al baño cada dos hora
 
2.      Evite las bebidas con cafeína como el café, el té y las bebidas cola las cuales pueden empeorar los problemas urinarios.
 
3.      Si levantarse de noche para ir al baño es un problema, limite la ingesta de líquidos 2 horas antes de acostarse.
 
4.      La frecuencia o la urgencia urinaria con una sensación de ardor son síntomas de una infección urinaria. Si tiene estos síntomas, llame a su proveedor de servicios de salud.
 
5.      Una toalla sanitaria, protector u otro producto para la incontinencia pueden ser de ayuda si es propenso a los accidentes o no tiene un baño cerca. Existen muchos tipos, por lo que tendrá que experimentar hasta encontrar el producto que le dé mejores resultados. Puede encontrar estos productos en la tienda de suministros médicos o farmacias locales, o en los catálogos que aparecen al final de este folleto.
 

Vestirse

Consejos generales para vestirse:

1.      Tómese todo el tiempo necesario para vestirse. El apuro puede causar estrés y frustración, lo cual puede hacer que esté más lento.
 
2.      Haga algunos ejercicios de elongación antes de vestirse para “calentar” los músculos.
 
3.      Vístase sentado. Utilice una silla con respaldo y brazos firmes. No se siente en el borde de la cama, puesto que puede perder el equilibrio y caerse.
 
4.      Use una banqueta para que sea más fácil ponerse los zapatos y calcetines. Un terapeuta ocupacional puede evaluar su situación y darle recomendaciones para satisfacer sus necesidades.
 

Sugerencias de ropa:

1.      Escoja ropa con pocos botones, cierres y otros elementos que podrían dificultar su uso.
 
2.      Los pantalones con pretina elástica son más fáciles de colocar que los que tienen cierres o botones. Evite los pantalones con bandas elásticas en los tobillos como los buzos.
 
3.      Puede reemplazar los botones cosiendo un cierre de contacto como el Velcro®. También puede encontrar ropa con cierre de Velcro® en tiendas especializadas y catálogos. 
4.      La ropa holgada hecha de tela elástica es fácil de poner y usar.
 
5.      Evite la ropa de velvetón, franela u otros materiales que puedan aumentar la fricción durante el traslado y el cambio de posición.
 
6.      Si suda mucho, use algodón u otras fibras naturales que “respiren”
 

Zapatos y calcetines:

1.      Evite los calcetines con bandas elásticas apretadas. Puede adquirir calcetines sin elástico a pedido en los catálogos
 
2.      Los calcetines antideslizantes deben reemplazar las pantuflas, las cuales se pueden salir de los pies.
 
3.      Los zapatos livianos y firmes con cierres de Velcro® o cordones elásticos hacen que sea más fácil ponérselos y sacárselos.
 
4.      Los cordones elásticos o en espiral que se adquieren en las tiendas de descuento y eliminan la necesidad de atarse los zapatos.
 

Mujeres:

1.      No use medias apretadas. Una buena opción son las medias tres cuarto, hasta la rodilla o hasta el tobillo con una banda ancha tejida en la parte superior.
 
2.      Use zapatos de taco bajo en lugar de taco alto. Esto ayuda a mejorar la estabilidad y el equilibrio.
 

Descanso y sueño

Con la EP, es común tener problemas para voltearse, levantarse y acostarse. Estos consejos pueden ser de utilidad:

1.      Converse sobre los problemas que tiene para levantarse, acostarse o voltearse en la cama con su proveedor de servicios de salud. Es posible que se le deba ajustar el medicamento.
 
2.      Una sábana de satín o un pedazo de tela de satín colocada en la mitad de la cama puede facilitar el voltearse. Las sábanas de franela y las frazadas pesadas pueden hacer más difícil voltearse.
 
3.      Asegúrese de que el trayecto desde la cama hasta el baño esté bien iluminado. Funciona bien una lamparilla o la puerta abierta del clóset con la luz encendida.
 
4.      Mantenga el piso del baño despejado para evitar tropezarse o caer. Por ejemplo, no deje zapatos, libros ni papeles en el piso.
 

Consejos para acostarse

1.      Acérquese a la cama como si fuera una silla. Sienta el colchón detrás de ambas piernas.
 
2.      Siéntese lentamente en la cama, usando los brazos para controlar su descenso.
 
3.      Apóyese en el antebrazo mientras inclina el tronco hacia el lado.
 
4.      A medida que baja el tronco, las piernas subirán, como un balancín.
 
5.      No coloque primero las rodillas sobre el colchón. En otras palabras, no se arrastre a la cama.
 

Consejos para levantarse:

1.      Doble las rodillas colocando los pies firmes sobre la cama.
 
2.      Póngase de costado sobre el lado hacia el borde de la cama, dejando que las rodillas caigan hacia ese lado. Tienda el brazo de arriba. Gire la cabeza y mire hacia el costado sobre el que está apoyado.
 
3.      Baje los pies de la cama, a medida que se impulsa con los brazos para sentarse.
 
4.      Una silla con respaldo recto afirmada contra el costado de la cama o una baranda pueden ayudarlo a darse vuelta con mayor facilidad.
 

Consejos para darse vuelta en la cama

1.      Doble las rodillas colocando los pies firmes.
 
2.      Deje caer las rodillas hacia un lado a medida que comienza a darse vuelta.
 
3.      Gire la cabeza en la dirección en que se está volteando y tienda el brazo superior sobre el cuerpo.
 
Consejos para moverse hacia un lado en la cama

1.      Doble las rodillas colocando los pies firmes.
 
2.      Empújese con los pies y las manos para levantar las caderas de la cama. Luego, cambie de cadera en la dirección deseada.
 
3.      Termine cambiando los pies de posición en la misma dirección de las caderas
 


FUENTE :
https://secure3.convio.net/prkorg/site/DocServer/Consejos_Practicos.pdf?docID=195


 

 

 

Únete a la Fundación

Para mantenerte al día con noticias, información y eventos relacionados con el Parkinson en Venezuela.