La Estimulación Cerebral Profunda : calma los temblores y reduce los movimientos involuntarios en la enfermedad de Parkinson

Ricardo Garrido

leído 26 veces
La Estimulación Cerebral Profunda, consiste en la implantación de electrodos dentro de ciertas áreas del cerebro, los cuales producen impulsos eléctricos que regulan los impulsos anormales.

DBS.JPG 18.3 KB


Estos impulsos eléctricos también pueden afectar ciertas células y sustancias químicas dentro del cerebro. A menudo puede hacer que los pacientes se muevan nuevamente. "Yo siempre era el que dibujaba en las esquinas de mis cuadernos", recuerda Kevin Convery, un maestro del noreste de Filadelfia. Kevin ha estado dibujando o pintando desde que tiene memoria.

Convery , quien es maestro en Abington Township, ha pintado docenas de obras a lo largo de los años, a menudo para portadas de libros e ilustraciones. Muchas son obras complejas basadas en la mitología, que requieren investigación y un trabajo riguroso. "Una pintura puede tardar 3 o 4 meses", dice con orgullo.  Sin embargo, durante los últimos cuatro años, la enfermedad de Parkinson hizo que el arte y casi todas las tareas fueran difíciles.

"Ponerme los lentes de contacto se volvió difícil. Cuando me ponía a escribir en una computadora, oprimía las teclas 2 y 3 veces", dice, y agrega, "afeitarme y cepillarme los dientes a veces se volvió un poco más difícil". Convery, dice que sus estudiantes, particularmente los de secundaria, notaron sus movimientos. "Los niños me preguntaban: ¿estás nervioso? ¿Nos tienes miedo? ¿Qué te pasa?' "

La neuróloga Dra. Molly Cincotta de Temple Health, dice que a medida que el Parkinson reduce lentamente las células en el tronco encefálico, también reduce la dopamina que es un importante regulador del movimiento. "No tanto la fuerza del movimiento, sino la velocidad y el tamaño del movimiento". Es por eso que los pacientes de Parkinson pueden tener un caminar lento o inestable, expresiones faciales como caretas, temblores en reposo y parpadeo menos frecuente.

A medida que la enfermedad avanza y la dopamina sigue bajando... "Los medicamentos duran períodos de tiempo cada vez más cortos, o necesitas dosis cada vez más altas", dice ella. 

Pero las dosis más altas pueden desencadenar discinesia: movimientos ondulados. Para estas personas, la Estimulación Cerebral Profunda ( DBS por sus siglas en ingles, Deep Brain Stimulation ), puede ser una opción.     

Los electrodos que son implantados en el cerebro, envían una corriente eléctrica leve a los puntos que funcionan de manera. "El Estimulador Cerebral Profundo actúa como si se estuviese suministrando una cantidad continua de medicamento", dice la Dra. Molly . "La estimulación puede ser extremadamente eficaz para el temblor" dice ella. El uso de la Estimulación Cerebral Profunda es mejor para las etapas intermedias de la enfermedad de Parkinson, no para las etapas avanzadas, cuando al paciente se le hace mas difícil tolerar una cirugía mayor.

La cirugía se realiza bajo anestesia general y generalmente dura entre 5 y 6 horas. Los pacientes suelen pasar una noche en el hospital. Convery dice que fue "un zombi" durante la primera semana: cansado y sin sentirse mentalmente alerta. Sin embargo, el éxito que tuvo la aplicación de un procedimiento de DBS en un viejo amigo suyo, le dio  a Convery la esperanza de que funcionara para él también. 

El estimulador se activó un mes después de su cirugía en el verano pasado. “De repente, tu mano no tiembla. Y te sientes estable, con mucha más energía", dice con una sonrisa. Las tareas diarias son mucho más fáciles ahora, al igual que las sesiones de arte. Está encantado con el resultado. "Siento que volví 10 años atrás", dice Convery. Él todavía toma medicamentos, pero en dosis más pequeñas que antes.

Acaba de completar la portada de un libro, su primer trabajo importante desde el implante cerebral.

FUENTE: :
https://6abc.com/temple-health-parkinsons-disease-deep-brain-stimulation-chemistry/12680510/

Únete a la Fundación

Para mantenerte al día con noticias, información y eventos relacionados con el Parkinson en Venezuela.