Tricloroetileno: ¿una causa invisible de la enfermedad de Parkinson?

Ricardo Garrido

leído 270 veces
Las etiologías de la Enfermedad de Parkinson (EP) siguen sin estar claras. Algunas, como ciertas mutaciones genéticas y traumatismos craneoencefálicos, son ampliamente conocidas o fáciles de identificar. Sin embargo, estas causas o factores de riesgo no explican la mayoría de los casos. Deben estar en juego otros factores menos visibles. Entre estos se encuentra un solvente industrial ampliamente utilizado y un contaminante ambiental común poco reconocido por su probable papel en la Enfermedad de Parkinson: el tricloroetileno (TCE).

El TCE es una molécula simple de seis átomos que puede descafeinar el café, desengrasar las piezas metálicas y secar la ropa. El químico incoloro se vinculó por primera vez con el parkinsonismo en 1969. Desde entonces, cuatro estudios de casos que involucraron a ocho personas han relacionado la exposición ocupacional al TCE con la Enfermedad de Parkinson. Además, un pequeño estudio epidemiológico encontró que la exposición ocupacional o de pasatiempo al solvente se asoció con un aumento del 500 % en el riesgo de desarrollar Enfermedad de Parkinson. En múltiples estudios con animales, la sustancia química reproduce las características patológicas de la Enfermedad de Parkinson.

La exposición no se limita a quienes trabajan con el producto químico. El TCE contamina el aire exterior, las aguas subterráneas y el aire interior. La molécula, como el radón, se evapora del suelo y las aguas subterráneas y entra en los hogares, los lugares de trabajo o las escuelas, a menudo sin ser detectada. A pesar de la contaminación generalizada y el aumento del uso industrial, comercial y militar, las investigaciones clínicas de TCE y Enfermedad de Parkinson han sido limitadas. Aquí, a través de una revisión de la literatura y siete casos ilustrativos, postulamos que este químico ubicuo está contribuyendo al aumento global de la Enfermedad de Parkinson y que el TCE es una de sus causas invisibles y altamente prevenibles. Ahora se necesita más investigación para examinar esta hipótesis.

INTRODUCCIÓN

El número de personas con Enfermedad de Parkinson se ha más que duplicado en los últimos 30 años [1] y, si no hay cambios, se duplicará nuevamente para 2040 [2]. Se han identificado numerosas causas genéticas o factores de riesgo para la enfermedad, pero la gran mayoría de las personas con Enfermedad de Parkinson no presentan ninguna de estas mutaciones [3, 4]. Varios tóxicos ambientales, especialmente ciertos pesticidas [5], también se han relacionado con la Enfermedad de Parkinson, y el traumatismo craneoencefálico también se asocia con un mayor riesgo [6]. Sin embargo, estos son insuficientes para explicar la prevalencia generalizada de la Enfermedad de Parkinson. Dadas las tasas de crecimiento de la enfermedad, más de lo que puede explicarse solo por el envejecimiento [1], otras causas menos visibles deben estar contribuyendo a su aumento. Uno de ellos puede ser el tricloroetileno (TCE), una sustancia química omnipresente que ha contaminado innumerables sitios y plantea riesgos para la salud de quienes están (a menudo sin saberlo) expuestos a través de su trabajo o su entorno.

La evidencia que relaciona el TCE con la Enfermedad de Parkinson hasta la fecha se basa en un puñado de estudios de casos [7–12], un pequeño estudio epidemiológico que relaciona la exposición con un aumento del 500 % en el riesgo de Enfermedad de Parkinson [11] y numerosos estudios en animales que demuestran que la sustancia química conduce a las características patológicas de la Enfermedad de Parkinson [8, 9, 13–17]. Aquí presentamos la sustancia química, describimos su asociación con la Enfermedad de Parkinson y otras enfermedades, detallamos su uso generalizado y las rutas de contaminación, y brindamos evidencia circunstancial de su papel más amplio en la Enfermedad de Parkinson a través de casos ilustrativos que representan a personas con la enfermedad que probablemente estuvieron expuestas a TCE a través de su entorno u ocupación. Concluimos con un llamado a una mayor investigación sobre sus efectos en la Enfermedad de Parkinson, protección y remediación de sitios contaminados, y la prohibición de este químico centenario que ha causado un daño inconmensurable a la salud pública.

¿QUÉ ES EL TRICLOROETILENO?

El TCE es un solvente simple de seis átomos (dos carbonos, un hidrógeno y tres cloros) que es transparente, incoloro, volátil, no inflamable y ambientalmente persistente (Fig. 1a) [18]. Se sintetizó por primera vez en el laboratorio en 1864 (Fig. 1b), y la producción comercial comenzó en la década de 1920 [19]. Debido a sus propiedades únicas, el TCE ha tenido innumerables aplicaciones industriales, comerciales, militares y médicas. Entre estos se encuentran la producción de otros compuestos clorados (por ejemplo, refrigerantes), la limpieza de componentes electrónicos y el desengrasado de piezas de motores para fines civiles y militares [18]. Como se evapora fácilmente y no encoge las telas, el TCE se usó para lavar ropa en seco a partir de la década de 1930. Un químico estrechamente relacionado llamado percloroetileno (PCE), que tiene un átomo de cloro adicional en lugar del átomo de hidrógeno, suplantó en gran medida al TCE en la limpieza en seco en la década de 1950. En condiciones anaeróbicas, el PCE a menudo se transforma en TCE y su toxicidad puede ser similar [20].

Figura 1B.png 296.27 KB

El TCE se encuentra en numerosos productos de consumo ( Tabla 1 ), incluido el líquido corrector para máquinas de escribir, los removedores de pintura y los limpiadores de alfombras [ 18 ]. Hasta la década de 1970, se usaba para descafeinar el café [ 18 ]. El TCE volátil también era un anestésico inhalado hasta que la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. lo prohibió en 1977 [ 19 ].

Uso histórico del tricloroetileno [ 19, 72, 73, 85–88 ]

Productos comerciales y de consumo
 Adhesivos *
 Productos de limpieza en aerosol *
 Limpiador de alfombras *
 Limpiadores y desengrasantes solventes *
 Toallitas de limpieza *
 Colas cosméticas
 Café descafeinado
 Limpiadores de película
 Pegamento
 Limpiador de armas
 fumigante
 Pulidores de pezuñas
 tintas
 Lubricantes
 Desmoldeo
 Decapantes y pinturas *
 Aerosol de pimienta
 pesticidas
 Refrigerante *
 Selladores
 Quitamanchas *
 Tap and die fluid
 Ayuda de tóner
 Limpiadores de herramientas
 Líquidos correctores de máquina de escribir *
 Acabados de madera *
Uso de la industria
 cuidado automotriz
 Limpieza en seco *
 Desengrasante *
 cuidado de muebles
 Fabricación
 Informática y electrónica
 Desinfectantes
 Tintes
 Extracción de grasas y aceites
 Extractos de sabor (especias, lúpulo)
 Joyas
 Maquinaria *
 Pintura y revestimiento *
 Papel
 Perfumes
 Plástica
 Refrigerante *
 jabones
Medicamento
 Anestesia (médica, dental, veterinaria)
 desinfectante quirúrgico
 Tratamiento (migrañas, neuralgia del trigémino)
 fabricación farmacéutica

* Usos comunes actuales.

Los estudios ( Tabla 2 ) que relacionan la exposición al TCE con la Enfermedad de Parkinson y el parkinsonismo se remontan al menos a 1969, cuando Huber notificó parkinsonismo en un hombre de 59 años que trabajó con TCE durante más de 30 años [7 ] . Treinta años más tarde, Guehl y sus colegas documentaron la enfermedad de Parkinson en una mujer de 37 años que estuvo expuesta a la sustancia química mientras limpiaba casas y nuevamente mientras trabajaba en la industria del plástico [ 8 ] . En 2008, Gash y sus colegas informaron que entre 30 trabajadores de la fábrica, tres desarrollaron Enfermedad de Parkinson después de usar TCE durante muchos años para desengrasar y limpiar piezas metálicas [ 9 ]. Estos tres trabajadores estaban estacionados más cerca de una tina abierta de TCE, y 14 de los 27 trabajadores que estaban más lejos de la fuente "mostraron muchas características de parkinsonismo, incluida una ralentización significativa del motor" [ 9].

Estudios clínicos que vinculan el tricloroetileno y el parkinsonismo o la enfermedad de Parkinson [ 7–12 ]
Tabla2.png 127.75 KB
Cuatro años más tarde, los investigadores encontraron que en parejas de gemelos, el gemelo con exposición ocupacional o por pasatiempo a TCE tenía un riesgo 500 % mayor de Enfermedad de Parkinson  (OR 6,1, IC del 95 %: 1,2–33; p = 0,034) en comparación con su gemelo no expuesto [ 11 ]. La exposición al solvente PCE estrechamente relacionado también tendió a ser significativo con un cociente de probabilidades de 10,5 (IC del 95 %: 0,97–113) [ 11 ]. En particular, los investigadores encontraron un intervalo de 10 a 40 años desde el momento de la exposición al TCE hasta el diagnóstico de la Enfermedad de Parkinson   [ 11 ].

Tabla3.png 116.01 KB


Si es de su interés, puede acceder al Articulo COMPLETO en ingles dando click al siguiente linK :

https://content.iospress.com/articles/journal-of-parkinsons-disease/jpd225047







Únete a la Fundación

Para mantenerte al día con noticias, información y eventos relacionados con el Parkinson en Venezuela.